Programa 92: ¿A quién sirve mi discurso?

http://www.ivoox.com/92-a-quien-sirve-mi-discurso-24-10-2011_md_859125_1.mp3″

Descarga este podcast o escúchalo en la web.

Una de las cuestiones que (personalmente) más reclaman mi atención en los últimos tiempos es la visibilidad de la responsabilidad, o vis, o jeta, o urdimbre ideológica que está detrás de todo texto o discurso. Desde el saludo más inocente está cargado de significación política, ni qué hablar de los discursos literarios. Hay que decirlo más.

Sobre esta cuestión se ha pasado de puntillas durante los últimos, por lo menos, sesenta años, despolitizando todo de mentirijillas. He ahí la postmodernidad.

A día de hoy, algunos estamos sufriendo mucha vergüenza, por la parte de complicidad y culpa que nos toca. Pero no vamos a sacar a relucir ahora conceptos católicos, sino tratar de descorrer todos los velos posibles, desintegrar todas las matrix del pensamiento.

Sobre rojo y negro anarcosindicalista, como nuestro mismo invitado dijo durante la presentación madrileña de su libro, se ha editado este pequeño ensayo llamado Contra la postmodernidad (Alpha Decay, 2011). Ernesto Castro no “apunta maneras” sino que es, a pesar o gracias a su escasa edad, poseedor de un discurso beligerante, activista, comprometido y puede que hasta vehemente. Además de todo eso, es un discurso informado.

“Decir las cosas tal como las pienso”. “Hablar claro, de forma contundente”. “Reivindico un marxismo sin modales”. “El paradigma postmoderno abandona lo político y abandona lo ideológico”.

Pasamos una hora completa analizando los temas contra los que escribe Ernesto Castro y además los temas que preocupan y ocupan a este escritor, estudiante de filosofía y participante en Juventud Sin Futuro. Como no podía ser de otro modo, también recorremos algunas de las significaciones del movimiento 15M.

En esta hora convocamos también a Santi Pagés, para que nos dé su visión de economista sobre la crisis del neoliberalismo que estamos viviendo en estos tiempos y que hace, como podemos inferir de las ideas vertidas durante esta hora, que colapse la postmodernidad como tal.

Ahora a escuchar. Esperamos que este programa, sobre todo, os inquiete.

León y Castro matando la postmodernidad.

Programa 91: Regreso a la prensa marginal

http://blip.tv/file/get/Quiereshacerelfavor-91RegresoALaPrensaMarginal10102011632.mp3″

Descarga este podcast, escúchalo en ivoox, o suscríbete al RSS.

Perdonad, pero es que me resulta RARO ver un fanzine actual. Sí, fanzine, etimológicamente magazine de fan. Fanzine, comunicación de guerrilla, rápida y marginal. Mi primer fanzine lo hice en el instituto antes de saber que mi Bertedero (sí, vertedero pero con be) era un fanzine. Y acabé haciendo un fanzine de fanzines, años después (concretamente el año 1994), directorio de los de la época, llamado Indigestión de Fanzines. Y sí, a mí, me resulta RARÍSIMO ver un fanzine. También depende de qué tipo, porque los de cómic se han seguido haciendo y siguen siendo habituales. Pero, como los de los 90, había dejado de verlos. Llegó Internet y, con las webs, las tiendas de fotocopias de Moncloa -que vivían básicamente de fotocopiar apuntes y fanzines- empezaron a cerrar.

La fotocopia. Qué gran, gran invento. Me gustaría dedicarle un poema, a lo Marinetti. Aún recuerdo el día que, rondaría yo los diez años, descubrí que existía un aparato llamado fotocopiadora en una papelería de la calle San Faustino. Por tan sólo 5 pesetas me fotocopiaron varias páginas del libro de ciencias naturales y, en ese manchón de tinta de una gran flor que ya no era rosa sino negra, descubrí la belleza de la fotocopia. Tal cual. Lo recuerdo a la perfección. Ese día mi destino se unió al de los fanzines. Tal cual. Así de cursi.

¡Polacos!

Se impone -actualidad obliga- retomar ese vetusto debate sobre ¿qué es un fanzine?, ¿por qué hacerlo?, ¿para qué sirve? Viejas preguntas que, en realidad, nunca llegamos a contestar, digo yo, ya que nos volvemos a hacerlas, aunque nos sepamos las posibles contestaciones.

En este programa Alberto Monreal (demiurgo del difunto fanzine Maldoror) rescata de las profundidades de sus armarios (“mi casa es un desastre” nos regala en exclusiva) sus ‘zines favoritos. Fanzineros en la brecha son los visitantes del estudio Rafa y Pablo de Vacaciones en Polonia. Y, al teléfono se ponen Organización y Mapache Press.

Los polacos, a su vez, nos recomendaron otras lecturas marginales: Suicidio autónomo, el clásico, mítico y longevo Qué suerte de Olaf Ladousse, Fanzine Fetiche (de Alicante) y el tríptico dadaísta Lateralvision (de Valencia).

Published in: on octubre 11, 2011 at 6:43 pm  Comments (9)  
Tags: , , , ,

Programa 90: Todos somos secundarios

http://blip.tv/file/get/Quiereshacerelfavor-90TodosSomosSecundarios03102011833.mp3″

Descarga este podcast, escúchalo en ivoox, o suscríbete al RSS.

“Había una senda de reforma agrícola, industrial y cultural… Y esto la CEDA lo cortó. Y volvimos otra vez a la Iglesia y al ejército”.

Con estas palabras, resume una de las participantes en este documental (las Misiones pedagógicas) lo que supuso el final de la II República para la sociedad y sobre todo para la educación española.

Durante el pasado verano estuvimos leyendo con fruición una recomendación que nos llegaba desde varios frentes: Todo lo que se llevó el diablo, segunda novela de Javier Pérez Andújar. Qué nos llevó hasta ella lo contaremos en otro lugar, pero sabíamos que teníamos pendiente una bonita conversación con su autor, quien también en 2007 dio a luz Los príncipes valientes.

Como hay lectura, hay escuela, hay un sentido revolucionario de la educación y un sentido extremadamente radical de la lectura en ambos libros, el contexto actual -de acoso a la educación pública y multitudinarias-millonarias-fiestas-pagadas-por-todos al pope de la Iglesia católica- nos parecía un momento muy apropiado para reivindicar con él ciertas cosas.

Hemos hablado, en más de media hora de conversación, de militancia y beligerancia: en las palabras, en el léxico, en la memoria, en la historia personal, en las obsesiones, en la cultura recorrida por los mismos grandes temas desde la Odisea de Homero y los libros de caballería hasta la literatura decimonónica de aventuras y las novelas de a duro.

Junto a esta charla con Javier Pérez Andújar, dedicamos un segmento del programa a repasar el momento pasado (1931-1936) que acogió la efervescencia intelectual, participativa y comprometica que hizo posible la existencia de las Misiones pedagógicas. Preguntándonos, entre otras cosas, cómo se dio tal experimento que llevó a implicar a 500 profesores en viaje venturoso por las aldeas de España y, entre ellos, a muchísimas mujeres.

Eran otros tiempos.

No tenemos más remedio que contrastar este repaso histórico con la lucha actual llevada a cabo por la enseñanza pública en España (un botón de muestra, la Plataforma sevillana por la escuela pública, laica y de calidad) y por la sociedad chilena (casi podríamos decir “en su conjunto”) que está volcada desde hace más de cinco meses a exigir condiciones dignas y gratuitas para la educación.

Poniéndonos pitonisas, podemos decir que allí donde han llegado en Chile en su aplicación del modelo neoliberal de la educación es donde llegaremos tarde o temprano yendo las cosas por donde van en el país en que todavía estamos haciendo radio libre.