Programa 76: País de fieras / Marta Sanz, mujer fatal

Entrevistar a Marta Sanz es un vicio. Te pones y no quieres parar. Se te ocurren tantas cosas que preguntarle que hay que ir descartando mentalmente. Su presencia es un territorio bien abonado para las preguntas porque, creo yo, sus respuestas son siempre fértiles. Incluso cuando la pregunta es seca su respuesta brota y estalla.

Post-foto: ese bodegón que haces cuando llevas la cámara y se te olvida usarla durante el programa.

En esta horita larga de programa la hemos llamado terror-realista, leona, mujer fatal, poeta carnal y otras flechas más escondidas entre las palabras del minutaje. No hablamos tanto de sus últimos libros (la novela Black, black, black editada por Anagrama y el poemario doble y flipbook Hardcore y Perra mentirosa, por Bartleby editores) como en general cualquier libro pasado y futuro suyo.

Y también sobre la novela crítica, la lectura y la escritura como experiencia pública y colectiva, la micropolítica como acto de escribir una novela, la sinceridad de la equivocación y la duda, el poema que no suena a poema (“hasta cierto punto”) y La Noche de los Libros del 27 de abril cuya programación es bastante mainstream este año (y tiene un lema mercantilista: ¿Me regalas un libro?, te regalo un libro) que yo creo que se lo ha inventado la propia Esperanza Aguirre. Entre un montón de páginas de programación de los de siempre y los que más venden se encuentran algunos momentos extraños que os apuntamos aquí:

17:00, Real Jardín Botánico: Silencio por Mallarmé con Eduardo Mendicutti, Marta Sanz, Matías Candeira, Darío Adanti, Gonzalo Escarpa, Juan Sebastián Cárdenas, Rubén Abella, Ignacio Ferrando, Juan Carlos Márquez y Julio Jurado.
19:00, Estudio en Escarlata: Madrid nos mata (y nos resucita). Marta Sanz, Manuel Nonídez y Rafael Reig.
19:00, Tipos Infames: Con suerte conseguiremos que algún otro escritor se haga pasar por Thomas Pynchon
19:00, La Marabunta: Mi vida en seis palabras. Minitaller de escritura con Silvia Nanclares.
20:00, Ivorypress Art+Books: El futuro es curvo. Debate propuesto por la revista El Estado Mental. Amador Fernández-Savater, Antonio Rodríguez de las Heras, Fidel Moreno y Borja Casani. Modera: Antonio Sanz.
21:00, Librería Antonio Machado (la del Círculo de Bellas Artes): Tenedor y miedo. Entre Pascal Comelade, Low, Elvis y las canciones asturleonesas de la mina.
21:00 La Marabunta: Maratón de poesía crítica. Ángel Guinda, María Ángeles Maeso, Noni Benegas, Gonzalo Escarpa, Matías Escalera Cordero, Antonio Crespo Massieu, Lucas Rodríguez Luis, Gsús Bonilla, David Benedicte, Javier Rodríguez Fernández, David Bobis, Diana García Fernández-Bujarrabal,
Alberto García-Teresa.
21:00, Asociación Cultural Cibeles: Santa Ana 4: 4 palabras, 4 poetas, 8 poemas. Con Ma Ángeles Maeso, Matías Escalera Cordero, Alberto García-Teresa y Esther Peñas Domingo.
22:00, Librería Antonio Machado (la del Círculo de Bellas Artes): Lectura cruzada (o fuego amigo). Elena Medel, Marta Sanz, Julieta Valero, Antonio Lucas, Mariano Peyrou, Juan Sebastián Cárdenas, Peio H. Riaño y Carlos Pardo.
22:00, Ateneo de Madrid: Mental Movies Madrid 2011. Proyecto interdisciplinario: literatura, artes visuales y música. Con Mercedes Cebrián (relato), La Más Bella (dirección de arte) y Ginferno (música). Colabora Editorial Clase Turista. Salón de Actos.

ESCUCHAR EN BLIPT.TV
DESCARGAR MP3

Published in: on abril 20, 2011 at 5:04 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , , ,

Programa 54: Malxs, malotxs, malísimxs

Ponga ud. el título en masculino o en femenino, lo mismo nos da. De lo que va este episodio es de circunscribir / narrar / fotografiar en palabras y sonidos cómo se interrelacionan literatura y delincuencia.

Una vez más, escribimos este programa de radio cruzando puentes entre programas que ya hicimos y programas que ya haremos.

Una vez más, escribimos este programa de radio cruzando puentes con personajes que están, más cerca o más lejos, tejidos entre nuestras redes.

Karl Marx escribió (saco de un libro llamado El capital de Karl Marx, de Francis Wheen):

“Un filósofo produce ideas, un poeta poemas, un cura sermones, un profesor libros de texto, etc. Un delincuente produce delitos. Si se observa más detenidamente la conexión de esta última rama de la producción con el conjunto de la sociedad, nos liberaremos de muchos prejuicios. El delincuente no produce exclusivamente delitos, sino también el derecho penal y, de esta forma, el profesor que da lecciones sobre derecho penal, y además el inevitable libro de texto en el que el mismo profesor arroja al mercado sus lecciones como ‘mercancía’…”

Para bien o para mal, el delincuente también produce literatura, ficciones, mitos, y de ellos hablamos ampliamente en el programa número 30 con Iván de los Ríos. De cómo el que está al otro lado de la línea se convierte en un mito demasiado poderoso para el contador de historias (y también gracias a él).

Para centrar el tema con un autor que se ha enfrentado a ello recientemente, hemos invitado a Milo J. Krmpotic a conversar acerca de su novela Las tres balas de Boris Bardin (Caballo de Troya, 2010). Un argumento hecho de espejos, equívocos, formas abiertas, donde la sangre y lo “fuera de la ley” campan a sus anchas, pero dentro de un contexto muy determinado. Queríamos saber cuánto de ello salía de casos ciertos y documentados, cuánto de su imaginación, por qué la necesidad de ceñirse a personajes en el filo (o más allá) de lo legal.

Decía Felipe Porelli (autor uruguayo al que no hemos leído, al que hemos descubierto aquí y al que ya tenemos ganas de leer), en una conferencia en el marco del Festival Eñe de Montevideo, que él se considera un delincuente, por el hecho de haber dedicado su vida a leer y escribir, sin haber hecho nada de provecho. Al mismo tiempo, su literatura (La inocencia, El dios negro, El alma del mundo, Amanecer en Lisboa) se centra en personajes “artistas” o “delincuentes”, según sus palabras.


Parece ser que cuanta más dura es la realidad que circunda al escritor, más alto es el volumen de producción de argumentos criminales. ¿Es de cajón? Cómo la realidad de los cárteles de la droga está impregnando la vida toda de Colombia y México, principalmente, se puede ver en la producción más reciente de literatura del narco o “narconovela”. Género o no… hoy queríamos detenernos en algunas situaciones en que el mensaje literario se escribe con sangre y quienes se encargan de ello sienten amenazada su vida: entre los ejemplos que enumera y analiza el dossier “NarcoLiteratura” (publicado en el pasado febrero en la revista Quimera), nos hemos quedado con el caso de Javier Valdez.

Valdez es uno de los fundadores del diario Riodoce, periódico que busca hacer información independiente y veraz sobre el narcotráfico en Sinaloa. Dentro de este medio, se han hecho populares sus crónicas (o relatos breves entre lo periodístico y lo literario) Malayerba. Ahí, inter-géneros, sus textos ya tienen un libro rulando en México. Roger Casas nos ha hecho el inmenso favor de colaborar, vía telefónica, para leer uno de estos relatos con un acento que no fuese de Camas (Sevilla, España).

Escribir sobre lo criminal, ¿no puede ser un poco criminal, también?… Los escritores escriben, los delincuentes delinquen, y unos se enamoran de los otros, aunque esto no tiene por qué ser recíproco… Ahí está el caso A sangre fría (Truman Capote) -al que olvidé mencionar entre tantos datos-. ¿Hasta dónde puede llegar el afán de investigación en estos casos?

Les dejo, para cerrar el asunto (sólo para tender un puente a otros muchos asuntos futuros), una jugosa anécdota Bolaño-Fresán, pero tendrán que escucharla de mis labios (Rodrigo Fresán la contaba mejor).

Y sean ustedes buenos y buenas.

ESCUCHAR EN BLIP.TV

DESCARGAR MP3